Necesitamos nuevas perspectivas en educación

Loading...

Recent Posts

viernes, 11 de mayo de 2012

Análisis Carta a un Joven Profesor. Philippe Meirieu



1.  Diga si se ajusta el texto a lo que usted sabe sobre el tema o simplemente señale si encontró nuevos conceptos.

El texto habla sobre algunos conceptos que ya conocía, como la labor docente para no solo transmitir conceptos sino de entusiasmar al estudiante con conocimientos nuevos que los deslumbren.
Entre los nuevos conceptos que encontré se pueden rescatar los siguientes:


  • El acto pedagógico se ha convertido en inaccesible y es tan inútil esperar reencontrarlo actualmente como es de buen gusto lamentar aquellos tiempos en que todavía era posible. 

  • En primaria se acompaña al alumno lentamente, mientras que en secundaria exigimos que el alumno se reforme y se someta a la disciplina.
  • Aprender es nacer a otra cosa, descubrir mundos que hasta entonces desconocíamos.
  • Siempre son los educadores de los “anormales” los que han hecho que la pedagogía avance, en beneficio de los demás. Ellos son los que han inventado los métodos más originales que luego han sido retomados de forma sistemática en las escuelas de los “niños normales”.

  • Consideramos nuestra labor como un medio de hacer vivir a los demás la alegría de descubrir lo que nosotros mismos hemos vivido.
  • Toda persona que asume responsabilidades administrativas o pedagógicas mantuviera un contacto regular con los alumnos: que el director del centro siga enseñando algunas horas por semana su asignatura principal, igual que el inspector, e incluso el inspector general.


2.  Definiciones según lo leído sobre los pensamientos más troncales del texto. Son citas aproximadas.

     ·         Profesor de primaria = paciencia y solicitud.
El maestro de primaria se caracteriza por guiar el conocimiento hacia el estudiante con tenacidad y constancia. Por lo que se iguala con paciencia y solicitud.

     ·         Profesor de secundaria = impaciencia y rectitud.
El profesor de secundaria tiene como función disciplinar, se trata de enseñar con ímpetu pero de la mano con  la equidad al ayudar al estudiante a dejar la infancia.

    ·         Todo profesor trabaja con esta difícil asociación entre objetos de saber e individuos que deben entenderlos.
 Es por esto que el profesor no es un simple erudito ni un simple psicólogo.
Se vuelve a evidenciar que la educación no es solo trasmitir conocimiento, sino asimilarlo junto con los alumnos para que se asocie con lo cotidiano.

    ·         La escuela debe garantizar a todos la posibilidad de abandonar cualquier forma de dominio para poder pensar por sí mismos.
No se trata de decir lo que es correcto o no, sino que los niños y adolescentes puedan descubrirlo por medio de la experiencia. Se debe ayudar al niño con su propio pensamiento para que lo desarrolle y lo exponga.

    ·     La didáctica no es nada más que la búsqueda mediante la cual intentamos entender cómo funciona la cabeza de un alumno para que asimile lo mejor posible, los conocimientos del programa.
Permite hacer accesible y trasparente los contenidos del saber que deben enseñarse sin que pierdan su encanto.

3.       Crítica personal.

Me parece que el texto hace un breve resumen sobre lo que se pensaba anteriormente sobre la educación y lo contrasta con los conceptos actuales y sobre todo con los medios de comunicación, los cuales están cada vez más presentes en la enseñanza.
Por otra parte el autor remarca la idea de que no existen recetas para enseñar sino que el educador debe ser pertinente con su propio aprendizaje para que motive a sus alumnos a conocer e insertarse en ese mundo del saber.
En los ambientes de aprendizaje según lo fundamenta el PNUD del 2011, “las mejo­ras en la infraestructura y la oferta curri­cular son elementos clave para generar ambientes atractivos para estudiantes y docentes, así como para reducir las desigualdades que se presentan a lo interno del sistema educativo público”. (PNUD, 2011: 33) Por lo que a nivel nacional se puede ver que se necesita un poco más de la motivación del docente para con sus alumnos sino un compromiso de toda la comunidad y sobre todo del gobierno para que apoye la labor educativa.
En algunas ocasiones mientras leía el escrito me sentía desilusionada pues se da a conocer que la educación ha sido desvalorizada en otros países y no solo en el nuestro, por lo que se evidencia esa lucha para retomar el rumbo hacia la calidad de educación, pero conforme iba avanzando en la lectura entendí que la visión del autor era dar a conocer que ser educador es un compromiso de por vida que nos ayuda a formar mejores ciudadanos. Siento que ser maestra me hace importante independientemente de lo que se piense de esta profesión si cada maestro o maestra se valoriza individualmente y hace un excelente trabajo tomando en cuenta su profesionalismo la sociedad iniciará a cambiar esa opinión negativa que tiene de la enseñanza. Debemos ser conscientes que nuestros voceros son los niños si a ellos les gusta lo que hacemos y pasan en la escuela construyendo su aprendizaje reflejarán nuestro trabajo.

4.       Conclusiones.

·         Hemos terminado por confundir el acto pedagógico con sus representaciones institucionales, a nuestro parecer, más prestigiosas: la del profesor de universidad que predica desde lo alto del púlpito, la del abogado que pleitea en el juzgado, etc.
·         Se debe acabar con las jerarquías arbitrarias entre las disciplinas de enseñanza.
·         Organizar el trabajo, no la disciplina.
·         En la escuela aprendemos que la verdad se resiste a nuestros deseos, y que hay que conocer las cosas para juzgarlas.
·         La escuela debe permitir que los alumnos se asocien para trabajar en proyectos conjuntos y aprendan a “hacer sociedades”.

1 comentario: